Asamblea histórica

10. marzo, 2013

Uncategorized

article-image

Con la celebración de la primera Asamblea General de esta nueva etapa, podríamos decir que se han puesto las primeras piedras de unos nuevos cimientos del automovilismo en Balears.

Uno de los puntos álgidos de la jornada y piedra angular del proyecto de la nueva Junta Directiva, era la puesta en marcha de un nuevo sistema de licencias, regionales o autonómicas, que la Junta Directiva decidió someter al estudio y decisión de los nuevos asambleístas.

Tras las explicaciones oportunas y cuestiones planteadas por el equipo federativo, la decisión no se hizo esperar: licencias autonómicas por unanimidad, que dotaran al automovilismo balear de unas posibilidades totalmente fuera del alcance hasta hoy en día con los sistemas establecidos anteriormente, que dejan las páginas del nuevo libro de nuestro deporte por escribir.

Se aprobaron igualmente todos y cada uno de los reglamentos de cada una de las especialidades, en una reestructuración sin precedentes, que nos hace albergar una mezcla a partes iguales de esperanza e ilusión en un momento que, a pesar de ser el menos adecuado por la profunda crisis económica, puede ser un punto de inflexión importante de cara a un futuro inmediato. No en vano, los momentos de crisis albergan las mayores oportunidades, que la Asamblea ha sabido leer y querido aprovechar.

Por último, y no menos importante, sino más bien todo lo contrario, uno de los aspectos más destacables de la larga jornada matutina ha sido el clima creado entre todos los asistentes, con una fantástica sintonía de creación, comunicación y ejercicio de pura democracia que ha propiciado este quórum en todos los temas tratados, que sin duda han dejado a la totalidad de los asistentes con un fantástico sabor de boca, y sentimiento de satisfacción generalizada.

La maquina está en marcha y los engranajes completamente encajados. Ahora toca ponerse a rodar.

¡Es hora de sacarse la licencia, e inscribirse en las pruebas que dentro de nada ya arrancan!